Equidad de Género en Energía

Equidad de Género en Energía

Más mujeres en Energía

La transformación del rol de la mujer en nuestro país durante las últimas décadas ha sido significativa, sobre todo, en el impulso a su incorporación en todos los ámbitos de la vida pública. Sin embargo, son muchos los desafíos aún pendientes, sobre todo desde el aspecto cultural a la mantención de estereotipos en sectores altamente masculinizados, como es el sector energético. 

Sigue siendo escasa la representación femenina en posiciones de liderazgo, y hay muchos talentos que aún no se vinculan con el sector, especialmente de mujeres que no han tenido acceso a las oportunidades que este ámbito les ofrece.

El compromiso con la mujer y la equidad de género está presente desde el programa de Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, donde se establece la necesidad de avanzar hacia una cultura de respeto a la dignidad de la mujer en todas sus expresiones.

Este espíritu fue el que finalmente se recogió la “Agenda Mujer del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género” presentada al país el año pasado y que contiene medidas concretas para terminar con las brechas de discriminación entre hombres y mujeres, entre ellas la promoción de una mayor participación de la mujer en cargos de alta responsabilidad, tanto en el sector público, como privado y mundo académico, y el fomento a la mayor participación de mujeres en carreras científicas y tecnológicas.

En este sentido, y como  Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, tenemos la firme convicción de que el aporte de las mujeres es fundamental para enfrentar los importantes desafíos que tenemos en materia energética.

Nuestro sector está viviendo tiempos de gran dinamismo e innovación en temas como la irrupción de las energías renovables, la electromovilidad, la generación distribuida, el proceso de descarbonización de la matriz energética, el almacenamiento de la energía, entre otros tantos temas que abren un espacio enorme para la incorporación de la mujer.

Ello nos muestra que en materia energética tenemos un doble desafío: por una parte, requerimos desarrollar nuestras potencialidades energéticas y, al mismo, tiempo, desarrollar e integrar las potencialidades de las mujeres en esta ola modernizadora.

Nos hemos comprometido con visibilizar y aumentar la presencia de la mujer en nuestro sector, tarea que también está presente en nuestra Ruta Energética 2018 – 2022: Liderando la Modernización con Sello Ciudadano, nuestra carta de navegación para el sector próxima a cumplir su primer año.

Fue así como nació Energía +Mujer, una iniciativa con la que hemos abordado todas las acciones orientadas a las mujeres en energía. A lo largo de 2018, hemos desarrollado importantes encuentros a lo largo de todo el país, conversatorios y conferencias, donde las mujeres del sector han podido unirse y conocerse. Hemos abierto espacios, generado redes, compartido experiencias y analizado soluciones.

Quizás el logro más importante de 2018, fue la conformación de la primera Mesa Público-Privada en la materia, que reúne a 26 asociaciones gremiales, agencias, organizaciones y empresas, junto a los ministerios de Energía, Trabajo y Previsión Social y Mujer y Equidad de Género.

Gracias a un arduo trabajo conjunto y un importante compromiso de la industria, y el apoyo del programa Win-Win de ONU Mujeres, logramos obtener, por primera vez, un diagnóstico de las barreras y brechas de género en el sector energía, cuyos resultados damos a conocer en el primer capítulo de este anuario, y que nos permitirá disponer de datos actualizados de las brechas existentes y orientará así distintas acciones sectoriales.

En términos generales, este estudio nos confirmó que todavía tenemos mucho por hacer. La fuerza laboral femenina en energía sólo alcanza un 23%, las mujeres del sector ganan un 24% menos que los hombres y ocupan sólo el 18% del total de cargos gerenciales.

Se aprecian brechas globales que son relevantes de abordar, con urgencia, pero también, enormes oportunidades.

El gran desafío para este año será la creación de un Plan de Acción a la altura de los desafíos en la materia, con objetivos y metas a 2022, y estamos muy optimistas, considerando la buena recepción que hemos logrado en el trabajo colaborativo con los distintos actores involucrados. 

Por último, me gustaría reconocer el gran aporte que, desde distintas disciplinas, realizan miles de mujeres en el sector energético en nuestro país.  Tenemos la firme convicción de que Chile se construye mejor incorporando el talento de todos sus habitantes y, en especial, la energía de todas sus mujeres.

Documentos relacionados

Comparte esta información

Sitios Relacionados